Patrimonio Cultural

La Ruta del Vino de Zamora comprende más de medio centenar de localidades, en el área geográfica tradicionalmente conocida como Tierra del Vino, al sur de la provincia de Zamora entre las que se incluyen la ciudad de Zamora y 10 municipios salmantinos.

El amplio patrimonio cultural convierte a la Ruta del Vino de Zamora en un museo de arte al aire libre.

En la capital, sus edificios van desde el Románico de los siglos XI y XII hasta el modernismo del siglo XX. Sus templos, sus empedradas calles, sus bodegas milenarias, sus paisajes, sus gentes y su amplia cultura patrimonial y cultural hacen de la Ruta del Vino de Zamora una experiencia única. Esta ruta es rica en tesoros al aire libre.

En Zamora capital se suma en los últimos años la oferta de arte urbano con grafitis y murales importantes, que a su vez son una muestra de la cultura y etnografía de nuestra provincia.

Por la comarca transcurre parte de la Vía de la Plata, o Camino de Santiago del Sur, importante enclave de comunicación construido en la época romana para enlazar el sur de la Península con la zona norte. Esta ruta jacobea incluye a muchos de los municipios de la comarca, como Cubo de Tierra del Vino, Villanueva de Campeán, Entrala o la propia ciudad de Zamora, llamada Ocellum Durii por los romanos. Comprende 1.800 kilómetros cuadrados, distribuidos entre 46 municipios zamoranos y 10 salmantinos.

¿Qué ver en Tierra del Vino? La localidad del Cubo del Vino de Tierra del Vino es el primer municipio de la calzada romana a su paso por Zamora, cerca está el Monasterio cisterciense de Santa María de Valparaíso, en Peleas de Arriba del que se conserva la bodega-almacén de las dependencias monacales.

En Villanueva de Campeán encontramos las ruinas del Convento del Soto, fundado en el siglo XV y antigua hospedería. Corrales del Vino destaca por su conjunto urbano protagonizado por sus casas de piedra arenisca así como la Iglesia parroquial de Santa María Magdalena con bóvedas de crucería gótica. El Perdigón es famoso por sus bodegas subterráneas si bien son características y pueden encontrarse durante el transcurso de toda la Ruta del Vino.

La comarca incluye también localidades como Moraleja del Vino, Santa Clara de Avedillo y Casaseca de las Chanas en la que destaca su Iglesia parroquial de San Juan Bautista mezcla del Gótico y el Renacimiento.

Fuentesaúco y Moraleja del Vino cuentan también con unas bellas iglesias y templos. parroquiales.